jueves 07 de julio 2016

La insólita historia de los chilenos que fueron detenidos mientras jugaban Pókemon GO

Tres jóvenes salieron a la calle a probar el popular juego para Android. Sin embargo, nunca se imaginaron lo que iban a vivir con la policía.

Pókemon GO es el juego del que todos hablan. Esta semana estuvo disponible en algunos países de Latinoamérica, como por ejemplo, Chile, lugar donde ocurrió un insólito hecho con Carabineros, la policía de ese país.

Todo comenzó cuando Chris Paredes, un joven universitario de Quilpué junto a su primo Jorge Guerrero y su amigo Sebastián Ramos salieron este martes a probar el popular juego.

"Salimos a la calle, más que nada a entretenernos un rato sólo para ver qué tal era el juego y de que se trataba. Al darnos cuenta que el juego era entretenido seguimos un buen rato más, jaja", señala.

pokemon go 2 600

Cerca de la 1:40 de la mañana, una patrulla de Carabineros los detiene y les pregunta qué estaban haciendo en el lugar. ?Nos pregunta que por qué estábamos en el sector y que de dónde éramos. Y le explicamos que los tres éramos del sector", dice a Radio Bio Bio.

No conforme con eso, uno de los oficiales pregunta nuevamente qué estaban haciendo en el lugar. "Le voy a decir la verdad? estamos atrapando pokemones?. Esto por supuesto provocó la risa del funcionario que no creía lo que escuchaba.

?El carabinero empezó a cagarse de la risa jaja (sic)?, cuenta Cris y agrega que el policía los hace bajarse del auto para tomarle los datos. "Me detuvo me hizo hablar con el Teniente si no recuerdo, y que le contara la historia. Y bueno le conté y estaban todos cagaos de la risa tirando la talla y nos dijeron: ?Ya chicos vayan con cuidado"?.

 

pokemon historia

Pero eso no fue todo ya que mientras los Carabineros se iban del lugar, uno baja la ventana del auto y les grita: ?¡A la otra en vez de tirarnos piedras, tírennos Pokebolas!"?.

Definitivamente una historia digna de contar que Chris no dudó en compartir subiéndola a su cuenta de Facebook. En algunas horas, su anécdota se viralizó por toda la red.

Cerrar