martes 26 de junio 2018

‘Si estás herido no significa que vas a morir’: el relato de Nahir Galarza sobre la muerte de su novio

La joven argentina entregó su testimonio sobre la noche en que disparó a Fernando Pastorizzo.

Nahir Galarza finalmente declaró en el juicio en su contra por el homicidio de su exnovio Fernando Pastorizzo, muerto de dos disparos la madrugada del 29 de diciembre de 2017, en Gualeguaychú, Argentina. 

La joven de 19 años está acusada de homicidio doblemente calificado, por la relación con la víctima y el uso de arma de fuego. Sin embargo, en su testimonio insistió en que la muerte de Pastorizzo fue accidental y que ellos no eran ni habían sido novios. 

«No éramos novios, nunca fuimos. No conozco a sus papás ni salgo con sus amigos. Solo nos veíamos de madrugada para tener sexo», dijo Galarza.

De acuerdo a su declaración, recogida por Clarín, esa noche fue a la casa de Fernando a buscar un cargador de celular que se le había quedado. Volvieron a la casa de ella y tuvieron sexo, pero luego él la agredió e insultó por dormir con otros chicos. 

Dijo que entonces Pastorizzo tomó la pistola del padre de ella, que es policía: «Me apuntó a la panza y me dijo que no dijera nada, que no gritara porque iba a matar a alguien», relató. 

«Le pedí que me devolviera el arma, que se calmara. Me dijo que me iba a ir con él y que no intentara salir corriendo ni nada», agregó Nahir.

Ya en la moto de Pastorizzo, Galarza dijo que iba muy rápido y que al agarrarse de él recuperó el arma. «Le saqué el arma y él se da cuenta de eso. Entonces frena y ahí me quedé aturdida. Nos caímos los dos para el costado y enseguida me alcanzó a levantar y entonces me quedé aturdida de vuelta», confesó.

En ese instante los dos disparos se escucharon. «Ninguno de los dos tuvo tiempo a nada. Fue un accidente», afirmó la joven. «Fueron dos segundos nada más. Todo fue muy rápido. No podría describir cómo me sentía. Tenía la mente en blanco, nerviosa. Nunca me había imaginado una cosa así», continuó. 

Galarza dijo que en ese estado dejó a Fernando tirado en la calle y que huyó a su casa. «Yo sabía que había recibido un disparo, pero no dos. Si estás herido no significa que vas a morir. Nunca lo pensé. Me enteré cuando me llamó la mamá de Fernando. Se me paró el corazón», reveló.

«Todos los días tengo la culpa de haber agarrado el arma y no haber dejado que las cosas pasaran de otra forma. No me imaginé nunca que las cosas hubieran pasado así», aseguró Nahir. Galarza además agregó que Fernando utilizaba drogas, que la acosaba por teléfono y que la obligaba a tener sexo cuando ella no quería. 

Este martes será el último turno de la defensa de la joven ante tribunales y la próxima semana los jueces entregarán su sentencia. La fiscalía pide cadena perpetua para Galarza.

Fotos: Redes sociales.

pixel

//

Cerrar