viernes 01 de junio 2018

Mujer publica crudas fotos de su adicción a la heroína y muestra los brutales efectos que tuvo en su cuerpo

La exadicta es madre de dos hijos y quiso compartir las imágenes para crear conciencia acerca del riesgo de consumir drogas duras.

Melissa Matos es una estadounidense oriunda de Virginia y madre de dos hijos, quien tiempo atrás dio una dura lucha contra la adicción a la heroína. Ahora la mujer quiso compartir una serie de crudas imágenes de los brutales efectos que tuvo en su cuerpo, para crear conciencia del riesgo de consumir drogas duras. 

La exadicta contó en sus redes sociales que su necesidad de droga era tal, que se encerraba en su habitación a consumir mientras su hija de ocho años ayudaba a su hermana menor a hacer sus tareas antes de partir al colegio.

Y no sólo eso, sino que la niña llegaba a su habitación para llevarle comida pensando que estaba enferma, y acariciaba su cabeza para que se sintiera mejor. La droga la mantenía casi inconsciente y le produjo heridas en el rostro. 

Melissa aseguró que pasaba días y noches en el piso del baño en una especie de coma inducido producido por las drogas. Gracias a su familia pudo salir adelante y dejar la heroína, de la que dependió por casi una década. 

«Mi hija menor nunca habla de eso. Ella realmente no recuerda nada y no la afectó. Está orgullosa de mi recuperación. Pero mi hija mayor sí hablará sobre cuánto le dolió todo, porque yo siempre estaba encerrada en mi habitación y la ignoré. Y sobre cómo le daba miedo verme drogada», relató a Mirror. 

«Lo que más recuerdo es mi dormitorio. Mis paredes tenían salpicaduras de sangre por tratar de destapar las agujas. Las sábanas de mi cama siempre tenían sangre y había quemaduras de cigarrillos en ellas, porque me quedaba dormida después de inyectarme», confesó la mujer. 

En 2015, Melissa sufrió una sobredosis en el piso de su dormitorio mientras sus hijas jugaban en la habitación del lado. De alguna forma, logró llamar a los paramédicos, quienes la salvaron, aunque las niñas fueron enviadas con sus abuelos. 

Cuando Servicios Sociales intervinieron en la situación, la mujer tomó conciencia de lo que estaba pasando e ingreso a un centro de rehabilitación. En ese lugar logró comenzar su recuperación y ya lleva más de dos años sin drogas en su cuerpo, además trabaja en Alcohólicos Anónimos, y es escritora y oradora público sobre la realidad de la adicción a las drogas.

Fotos: Facebook. 

pixel

//

Cerrar