martes 08 de febrero 2022

Las tres Piedad de Miguel Ángel por primera vez una al lado de la otra

Por primera vez, una exposición compara las tres estatuas, una al lado de la otra. El original de Bandini, y los moldes del Vaticano y de Rondanini

Una exposición compara las tres Piedad de Miguel Ángel

La exposición se inaugurará el 24 de febrero en Florencia, en el Museo dell’opera del Duomo. Será con motivo del encuentro «Frontera mediterránea de paz 2022«. Llamada «Las tres Piedad de Miguel Ángel. No pienses cuánto cuesta la sangre«, estará abierta hasta agosto 2022.

Por primera vez, una exposición compara las tres Piedad de Miguel Ángel, una al lado de la otra. El original de Bandini, recién restaurado, y los moldes del Vaticano y de Rondanini de los Museos Vaticanos.

Involucra excepcionalmente a los Museos Vaticanos, el Museo dell’Opera del Duomo, el Museo Novecento de Florencia, el Castello Sforzesco de Milán y las instituciones de la Opera di Santa Maria del Fiore, el Municipio de Florencia, el Municipio de Milán y la Fábrica de San Pietro.

Un recorrido de más de 50 años

Colocadas una al lado de la otra, las tres Pietàs permiten estudiar la evolución del arte de Miguel Ángel. También su maduración espiritual. En su juventud esculpió la obra que ahora está en la nave de la antigua Basílica de San Pedro. Durante su última época, en la madurez, puso su mano en la Pietà de Florencia. Finalmente en la Pietà Rondanini, en Milán, en la que se dice que trabajó hasta poco antes de su muerte.

Es un recorrido de más de cincuenta años, que va desde la ambición del joven, que grabó su nombre en el pecho de la Virgen en la versión vaticana, hasta la identificación personal del anciano artista, que en el del Museo dell’Opera se retrata a sí mismo a semejanza de Nicodemo.

La primera Piedad esculpida por Miguel Ángel: la Piedad del Vaticano

Fue construida cerca del jubileo de 1500m cuando Buonarroti tenía poco más de veinte años. El cardenal Jean Bilhères de Lagraulas le encargó “una Virgen María vestida con Cristo muerto, desnudo en sus brazos”.

El cliente estaba en Roma desde 1491. Era jefe de una delegación enviada por Carlos VIII de Valois a la corte papal para la reconquista de Nápoles. El joven escultor florentino podría dedicarse al tema del dolor maternal y sobre todo al misterio de la Encarnación. “Entre las obras de Dios es la que más supera a la razón», como recordaba Santo Tomás.

Con la Piedad vaticana (1498-1499), el artista marcó su época. Tal era la belleza de ese Cristo desnudo amorosamente sostenido por la Virgen, jovencísima, humilde y casta.

Ese joven fue criticado por la mayoría, apareciendo no muy en consonancia con la Virgen. Miguel Ángel se defendió de las críticas explicando que “la virginidad y la pureza mantienen a las mujeres jóvenes y bellas”.

La obra maestra se colocó en la capilla de Santa Petronilla poco antes de 1500, año del jubileo. Posteriormente, la Pietà se trasladó a San Pietro. Y en el siglo XVIII se exhibió a la derecha de la nave, donde todavía se puede admirar hoy.

En esta Piedad Miguel Ángel logró representar la divinidad de Jesús en el cuerpo de un hombre de 33 años. En cuanto Cristo es bajado de la cruz, parece dormir en el seno de la joven madre, radiante en su belleza. La muerte no ultrajará a ese hombre admirable. En el cuerpo intacto, sin signos de violencia sufrida, ya se puede leer al resucitado, al que vence a la muerte.

La segunda Pietà tallada: la Pietà de Bandini

Muchos años después de la Piedad del Vaticano, Miguel Ángel volvió a esculpir el mismo tema. Mientras tanto, Roma había sido saqueada, Florencia se había derrumbado y los Medici habían regresado a la ciudad. Miguel Ángel salió de Florencia en 1534 y se instaló en Roma para siempre.

Miguel Ángel es un artista anciano que se centra cada vez más en el destino humano, en la muerte y resurrección de Cristo. Vive de contrastes, entre la atracción por la belleza, el estímulo de los sentidos y el deseo de ascesis. Comienza a temer su propia muerte, el juicio divino. Hace voto de pobreza. Finalmente, se aferra a la cruz y pone a Cristo en el centro de su existencia y de su inspiración.

La Pietà de Bandini es una ejecución larga y difícil, la datación controvertida. El maestro ciertamente comenzó a trabajar el bloque alrededor de 1547. Sin embargo, Miguel Ángel no completó el trabajo. Antes de ser vendida en 1561 a Francesco Bandini, fue completada en algunas partes por Tiberio Calcagni, asistente de Buonarroti.

En 1553, Vasari, en una visita al estudio del artista, tuvo la impresión de que Miguel Ángel dudaba en mostrarle el inacabado. Al tratar de variar la posición de las piernas de Cristo, el escultor se rompió una extremidad. Posteriormente, hacia 1555, martilló la estatua, rompiéndola en varios lugares. De hecho, todavía hoy hay señales de rotura en el codo, en el pecho, en el hombro de Jesús y en la mano de María.

A la muerte del artista decidieron utilizar el grupo para el entierro de Miguel Ángel en Florencia en Santa Croce. La obra, en cambio, permaneció en la villa Bandini de Montecavallo y recién en 1674 fue comprada por Cosme III de Medici. Desde 1981 está en el Museo dell’Opera del Duomo.

La última Piedad llamada Rondanini

El proyecto data de los años entre 1552 y 1553. Según las fuentes, Miguel Ángel trabajó en él hasta el final. De hecho, la obra fue encontrada en el estudio de Miguel Ángel después de su muerte.

Esa Pietà se describe en estos términos: «Estatua inicial para un Cristo y otra figura arriba, pegadas, toscas e inacabadas«. En el grupo se alternan partes completas, referidas al primer borrador, y partes inconclusas, vinculadas al replanteamiento de la segunda versión.

Comprada por los marqueses de Rondanini en 1744, la Pietà llegó a Milán. Allí se conserva en el Castello Sforzesco desde 1952.

Resultado final de un largo camino de arte y fe, la Pietà de Rondanini es más una oración que una obra de arte. O más bien es la demostración artística de que el hombre de fe ha visto más allá de las apariencias, que la mano es incapaz de devolver lo que el ojo interior ha podido contemplar. Ya estamos en una experiencia de noche oscura.

Cristo exhausto parece deslizarse hacia el sepulcro. Y con el Hijo también la Madre, cuya humanidad está como enteramente absorbida por el sentimiento del amor. Un solo destino abruma milagrosamente a madre e hijo en esta mística metamorfosis. La misma ya experimentada en el momento de la Anunciación. Una vez más María es lecho para su Señor.

La evidente inclinación de las dos figuras a una vista lateral parece sugerir una reflexión sobre la Resurrección y la Asunción. De hecho, si miramos de cerca, los dos cuerpos parecen desprenderse del suelo y juntos llegan al Padre.