viernes 13 de noviembre 2020

Las amenazas para la seguridad nacional de EE.UU. tras la negativa de Trump de reconocer la derrota

El actual mandatario no ha querido dar acceso a Joe Biden a informes de inteligencia ni a documentos clasificados.

La negativa del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de reconocer la derrota ante Joe Biden en las últimas elecciones no solo retrasa el proceso de transición del poder, sino que también supone una amenaza para la seguridad nacional del país.

Esto porque tras no reconocer a Biden como presidente electo, Trump tampoco ha garantizado el acceso a los informes diarios de inteligencia o cualquier documento clasificado, lo que tiene serias implicancias para hacer frente a alguna amenaza externa, según señala CNN.

Aunque Biden le ha bajado el perfil a la necesidad de acceder a esos documentos, expertos en seguridad nacional advierten que la obstrucción continua podría tener consecuencias duraderas.

"Quieres conocer el estado de cuestiones de todo el mundo, como el estado de las negociaciones, las discusiones sobre los acuerdos de libre comercio, los posibles focos de tensión, las conversaciones con los aliados sobre cómo lidiar con las amenazas comunes, las amenazas hechas por adversarios y los mecanismos detrás de escena para contrarrestar esas amenazas", dijo David Priess, exfuncionario de Inteligencia de la CIA. Para Priess, retrasar la transición del poder "se interpone en el camino de todo eso".

La situación se agrava luego que esta semana varios funcionarios de mayor rango del Pentágono fueron removidos de sus cargos y reemplazados por personas leales a Trump.

Que el presidente entrante tenga acceso a información sensible es de tal importancia que los informes comienzan a ser elaborados meses antes de que haya un vencedor en las elecciones presidenciales. Un ejemplo de ello es lo ocurrido en las elecciones presidenciales de 2000.

Cuando el resultado estuvo en duda durante más de un mes después de la votación, la administración saliente del presidente Bill Clinton comenzó a entregar informes de Inteligencia a George W. Bush antes de que fuera oficialmente declarado vencedor. Foto: Shutterstock