viernes 27 de abril 2018

La increíble historia del millonario que terminó lustrando zapatos en la calle

Larry Woods o "Mr. Sunshine", como lo conocen, es toda una celebridad en Auckland, Nueva Zelanda. "El dinero me volvió blando y débil", dice.

Hoy lustra zapatos en Queen Street, una de las avenidas principales de Auckland, Nueva Zelanda. Sin embargo, Larry Woods o Mr. Sunshine, como todos lo conocen, tuvo una época en que era millonario y se movía en Rolls-Royce con chofer.

Todo comenzó en la década del 80, cuando en San Francisco, Estados Unidos, conoció a una neozelandesa que se convirtió en su esposa. Al poco tiempo se mudaron a Nueva Zelanda, ya que los padres de su pareja estaban enfermos, por lo que debieron hacerse cargo del exitoso negocio familiar.

Finalmente la empresa se vendió y Woods recibió la no despreciable suma de 3.6 millones de dólares. De la noche a la mañana se había convertido en millonario.

Me compré dos Rolls-Royce, tenía dos choferes Iba de fiesta, bebía. El dinero me volvió blando y débil porque podía tener todo lo que quería, dice a la BBC.

Woods reconoce que el dinero lo cambió. Ya no respetaba a la gente y se había vuelto arrogante. Cuando tienes tanto dinero crees que todos tienen que hacer lo que tú les dices. Eso es algo que hace el dinero, agrega.

Pero un día todo cambió. Woods solía comprar en una tienda de comestibles, que era atendido por una mujer china y su madre. En una ocasión las dos mujeres no estaban y en su reemplazo había un hombre mayor de unos 80 años.

Ese cambio desconcertó a Woods y comenzó a tratar al hombre de mala manera. Pero cada vez que dejaba un producto rudamente en el mostrador, el anciano respondía con un gracias, según cuenta la BBC.

Cuando me estaba yendo me sentí tan estúpido. Le dije: Lo siento y decidí que eso nunca volvería a pasar y cambié, dice Woods.

Finalmente Woods se divorció de su esposa y se deshizo de toda su fortuna. Sin un centavo comenzó a trabajar en distintos oficios. Incluso llegó a ser bailarín de striptease.

Llegó hasta la consulta de un médico quien lo ayudó a encontrar el rumbo que había perdido. Sabes Larry, hay tres maneras de hacer las cosas: puedes hablar sobre ellas, pensar sobre ellas o hacer algo’, le dijo el doctor.

Fue ahí en que nació la idea de lustrar zapatos. De eso ya han pasado 13 años y Woods confieza sentirse feliz.

Mi madre me dijo cuando era pequeño que un caballero sabe manrtener brillantes sus zapatos. Entonces trato de mantener mis zapatos lustrados y el de otra gente, dice en una entrevista

Aunque la lustrada es gratis, Larry gana dinero vendiendo una pomada de cera para los zapatos que le da suficiente dinero para vivir tranquilo.

Larry es toda una celebridad en Auckland. Tanto así que hace un par de años el director Eldon Booth y el productor Alex Lovell realizaron Mister Sunshine, un micro documental de tres minutos en el que Woods cuenta su increíble historia.

No me hacen falta los Rolls-Royce, puedo andar en autobús. No tengo que ser alguien, solo trato de ser buena gente, eso es todo, señala.

Fotos: Captura de video

pixel

//

Cerrar