jueves 19 de noviembre 2020

Gobierno congelará los precios de la canasta básica ante crisis en Honduras

Gobierno de Honduras a decidido congelar los precios de canasta básica ante la emergencia por IOTA.

El Gobierno del presidente Juan Orlando Hernández ha decidido congelar los precios de varios productos de la canasta básica familia para frenar los abusos de aquellos que siempre se quieren aprovechar de tragedias como las inundaciones.

 En ese sentido, el gobierno, a través de la Secretaría de Desarrollo Económico (SDE), emitió dos acuerdos ministeriales de estabilización de 29 productos de la canasta básica y de tres tipos de colchonetas: de 3, 4 y 5 pulgadas de grosor, en 550, 650 y 750 lempiras, respectivamente.

El propósito de la medida es proteger el bolsillo de los consumidores de los especuladores en este momento de emergencia por el paso destructor por todo el país de las tormentas tropicales ETA e IOTA.

 Los productos que quedan congelados por instrucciones del gobierno son: tajo de res, costilla de res, costilla de cerdo, pollo sin menudos, pescado blanco, leche en polvo, leche fluida, mantequilla crema, queso fresco, huevo mediano, cebolla amarilla, tomate pera.

Además, papa, yuca, repollo, plátano maduro, naranja dulce, banano maduro, frijol rojo a granel, arroz blanco a granel, espaguetis, azúcar blanca, café molido, salsa de tomate, aceite vegetal, manteca vegetal, sal de mesa, tortilla de maíz y pan blanco.

Por otra parte, la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco), reporta que hasta el día de hoy, IOTA ha afectado a 357 mil 339, de las cuales, 61 mil están damnificadas en 750 albergues habilitados por el gobierno. También hay 7 mil 078 viviendas dañadas.

 Iota provocó cuatro deslizamientos de gran magnitud y 31 derrumbes en los ejes carreteros que dificultaron el tránsito vehicular por esas vías; así como 42 desbordamientos de ríos y quebradas.

 En menos de 15 días, el país ha sido prácticamente destruido por los fenómenos climáticos ETA e IOTA, que se han ensañado especialmente con el Valle de Sula, provocando inundaciones, dolor, llanto y desolación en los municipios de La Lima, Villanueva, Potrerillos en el departamento de Cortés.