viernes 28 de agosto 2020

Estudio asegura que las personas antisociales son más propensas a exponerse al coronavirus

Tener menos cuidado en situaciones de riesgo como esta, es un rasgo típico de personas con bajos niveles de empatía y tendencias antisociales.

La pandemia ha dejado al descubierto a las personas y sus rasgos de personalidad. Los alarmistas que llegan hasta la histeria, quienes se lo toman en serio sin que esto afecte a su vida o su salud mental, los que en general minimizan el tema porque no quieren parecer preocupados e incluso unos que niegan que la enfermedad exista.

Así lo asegura un nuevo estudio realizado en Brasil que concluyó que las personas con rasgos antisociales tienen menos probabilidades de seguir las medidas de contención de la enfermedad, publica New York Post. Algunos rasgos como la insensibilidad, el engaño, la hostilidad o el asumir riesgos suelen presentarse en personas diagnosticadas con trastorno de personalidad antisocial, dice la investigación.

Estos rasgos se relacionan con comportamientos que rebasan la legalidad, como pueden ser todos los relacionados con la criminalidad o la violencia. El estudio, publicado recientemente en la revista Personality and individual differences, plantea la hipótesis de que aquellos con niveles más altos de rasgos antisociales así como menor empatía muestran más dificultades para hacer caso a estas medidas de contención impuestas por los gobiernos de todo el mundo.

Según explican, exponerse a uno mismo (así como a los demás) al riesgo, cuando este se puede evitar, es un rasgo típico de personas con bajos niveles de empatía y tendencias antisociales. La muestra para realizar el estudio se llevó a cabo con 1.578 adultos que respondieron preguntas sobre el cumplimiento de medidas de contención y las pruebas del virus.

Concluyeron que los rasgos mencionados anteriormente explican, en parte, por qué algunas personas continúan ignorando las medidas de contención incluso cuando sigue habiendo aumentos de casos y muertes. Foto: Shutterstock.

Cerrar