lunes 15 de agosto 2022

Entra en vigor la reforma que agiliza contratación de extranjeros en España

Entra en vigor la reforma que agiliza contratación de extranjeros en España

España tiene una tasa de desempleo de 13,65 %, una de las más altas en la Unión Europea.

España

La reforma que agiliza los trámites para la contratación laboral de extranjeros en España entró en vigor el lunes 15 de agosto de 2022. Esta medida permitirá la regularización de migrantes y abrirá las puertas de empleos para cientos de migrantes que hayan vivido al menos dos años en ese país.

El decreto flexibiliza trámites para conceder autorizaciones de trabajo y permitirá a migrantes sin papeles con dos años en España regularizar su situación si se forman a través del “arraigo para la formación”, medida que busca cubrir puestos poco demandados.

España tiene una tasa de desempleo de 13,65 %, una de las más altas en la Unión Europea. Se estima que el país mantiene 109.065 puestos de empleo sin ocupar. Además, alrededor de 69 % de los empleadores admiten tener problemas para cubrir las vacantes.

Asimismo, en junio de 2021, los trabajadores extranjeros afiliados a la Seguridad Social española eran 2,46 millones, el máximo histórico desde que se dispone de datos.

Al menos 34,8 % son originarios de la Unión Europea (UE) y el resto proceden de países extracomunitarios. Entre los latinoamericanos, los más numerosos son los colombianos (117.376) y los venezolanos (115.194).

El Ministerio de Inclusión Social y Migraciones de España detalló que la reforma flexibiliza los requisitos para solicitar permisos de residencia y de trabajo, lo que permitirá a los extranjeros conseguir un empleo de forma más rápida.

Una de estas facilidades se puede obtener al adquirir un compromiso de formación en alguna de las áreas laborales con mayor demanda de empleados.

A esta figura se le denomina “arraigo por formación” y aplica para quienes tienen dos años en España y trabajando de forma legal o ilegal por al menos seis meses. Si asume el compromiso puede obtener un permiso de residencia.

Otra figura presente en la reforma es el “arraigo social”, con el que se le asigna un permiso de residencia a extranjeros con tres años en España que logren demostrar su incorporación a la sociedad.

Esto se logra con un comprobante de vínculos familiares en el país o un informe que acredite su inserción en la sociedad, también será necesario presentar un contrato laboral con una duración mínima de un año.