Viernes, 30 de Noviembre de 2018 | 1:20 pm

Le quemaron la cara con ácido y ahora compite por ser Miss Universo

Cargando el player...

Andrea Díaz se convirtió en la actual Miss Chile en el mes de agosto pasado, lo que le dio el pase a representar a su país en el certamen Miss Universo, cuya final se realizará en Bangkok, Tailandia, el próximo 16 de diciembre. La modelo y periodista de 27 años es hija de madre venezolana y padre chileno, quien se quedó en tierras caribeñas luego de enamorarse de la madre de la joven durante unas vacaciones. 

Díaz nació en Valencia, Venezuela desde donde su familia se trasladó a vivir a Chile durante su infancia pero años más tarde tuvo que regresar al país caribeño. 

Desde los 13 años su vida transitaba en el mundo de las pasarelas y las fotografías publicitarias, trabajo que le permitió pagar sus estudios de Periodismo. Sin embargo, todo cambió tras una visita al médico en 2015, cuando buscando ayuda para disolver unos quistes que aparecieron en su rostro, terminó con su cara quemada por ácido.

El tratamiento médico era algo rutinario, este consistía en la inyección de un ácido que disolviera los nódulos. Todo normal pero la alta concentración del químico terminó, en los días posteriores, por quemarle la cara. Meses después del lento proceso de cicatrización vino lo peor: las consecuencias de esta mala práctica provocó que aparecieran grandes cicatrices, lo que se tradujo en que perdiera todos sus trabajos de modelo, que cayera en una profunda depresión y arruinara el sueño de niñez: participar en el Miss Universo.

"Viví casi año y medió escondida...es algo que no le deseo a nadie. Es feo, doloroso y afecta tanto anímicamente que ni se lo sueñan", publicó en su cuenta de Instagram. 

Pero su vida cambió cuando regresó a Chile, el país de su padre y donde vivió parte de su infancia. Ahí comenzó un tratamiento para minimizar las consecuencias de la mala práctica médica, lo que le dio seguridad para dar el paso que no se atrevió en Venezuela. Se inscribió en el certamen Miss Chile y contra todos los pronóstico, ganó la corona. "Al venirme a Chile, me di cuenta que todo no era oscuridad, me empezaron a ofrecer trabajos, volví a modelar y volví a creer en mi", señala.

"Hoy estoy más segura que nunca que tengo que devolverle la mano al país que me regresó la alegría y que me hizo comprender que las chilenas la luchamos! Y ante la adversidad levantamos la mirada y salimos adelante, como sea, por nosotras, por nuestras familias, por nuestro país", señala.

Andrea se encuentra en Bangkok, Tailandia desde el jueves pasado junto a otras 94 candidatas, compitiendo por la corona del Miss Universo. "Hoy estoy viviendo un sueño, el que se vio opacado pero que con perseverancia, optimismo, ganas y sobre todo confianza en mi, pude cumplir".

Fotos: Instagram

pixel
Temas relacionados:

Noticias

Déjanos tus comentarios